Club Atlético Independiente

No obstante, la eventual pérdida de aquel campeonato significó el lamento por parte de la masa seguidora del equipo pues llevaba una amplia ventaja de puntos durante gran parte del certamen, cediendo la conquista del título de manera poco creíble en la última jornada ante su más tradicional adversario, Cerro Porteño en un encuentro muy disputado con arbitraje polémico de Carlos Amarilla y un gol legítimo anulado por el juez de línea Juan Zorrilla al equipo franjeado tras un gran cabezazo de Carlos Humberto Paredes en el área cerrista. Ocurrió un 28 de noviembre de 2018, en la jornada 19 (regularización) ante Guaraní, al cual doblegó por 4 a 1, con tantos de Julián Benítez, Juan Patiño, Hugo Quintana y Jorge Ortega. Algunos jugadores de este plantel fueron: Martín «Superman» Silva, Salustiano Candia, Julio Manzur, Herminio Miranda, Carlos Humberto Paredes, Alejandro Silva, Sebastián Ariosa, Richard Salinas, Nelson Benítez, Jorge Báez, Fabio Caballero, Richard Ortiz, Eduardo Aranda, Wilson Pittoni, Juan Manuel Salgueiro, Fredy «El Zorro» Bareiro, Juan Carlos «El Tanque» Ferreyra, Arnaldo «Chucky» Castorino y otros más.

Two Hikers No obstante, el equipo sudamericano dispuso de varias ocasiones para al menos anotar un gol, como por ejemplo, en el primer tiempo un cabezazo de Nelson Zelaya desviado por el defensa merengue Fernando Hierro contra su propia portería ni bien empezado el partido, un potente disparo de media volea sin dejar botar el balón de Hernán Rodrigo López que se estrelló en el poste izquierdo del arco madridista tras un centro de Néstor Isasi, apenas un par de minutos después del primer tanto merengue, también un remate débil de Miguel Ángel «Peque» Benítez a escasos metros de la línea de gol que salvó providencialmente el arquero Iker Casillas cuando este parecía vencido arrojado en el piso, como así también un cabezazo del recién ingresado delantero franjeado Richart Báez que se perdió al lado del palo derecho de Casillas en la segunda parte del encuentro minutos antes del segundo gol del equipo merengue. Según los hinchas este hecho ocurrió debido a que el arquero titular, el presidente Arístides Langone, se había enfermado de gravedad, y en su lugar jugó un chico que nunca había jugado al fútbol.

Ese recordado 1979 marcó a fuego al fútbol paraguayo y al Olimpia. A partir de ese momento el comité pasó a llamarse «Batucada 79», y estaba constituida en su mayoría por socios del club, eran unas 50 personas encargadas de mover al grueso de la banda, adquirir banderas, instrumentos, conseguir fondos para viajes, etc. Los blancos consiguieron una hazaña que con el paso del tiempo sería histórica ya que no ha sido capaz de igualarse hasta el momento. La jugada avanza hasta terminar con otro golpeo de Thiago Alcántara desde la frontal del área. El 7 de junio de 2014, Mascherano firmó una extensión de contrato con el club catalán hasta 2018 y mantuvo su cláusula de rescisión en cien millones de euros. A su amigo Roger Federer en una ocasión le obsequió una camiseta de Boca firmada por todo el plantel. Uniforme titular: Camiseta blanca con franja horizontal negra, pantalón blanco y medias blancas.

Uniforme alternativo: Camiseta negra con banda blanca que cruza diagonalmente la misma, pantalón negro y medias negras. Más tarde, Olimpia se tuvo que contentar, al igual que en 1990, con el subcampeonato de la Copa Intercontinental del 2002, que en esta ocasión fue ganada por el Real Madrid de España, con un resultado de 2-0. El Real Madrid, contaba en sus filas con jugadores de la talla de Iker Casillas, Roberto Carlos, Makelèle, Zinedine Zidane, Luis Figo, Raúl y la reciente incorporación, el «Fenómeno» brasileño Ronaldo, quién debutaba internacionalmente con el equipo merengue frente al Olimpia. Los goles del delantero uruguayo Hernán Rodrigo López, a los 28′, y del capitán Julio César Enciso, de penal, a los 69′, plasmaron en el resultado la superioridad de Olimpia en el trámite del encuentro. «El Real Madrid C. F. cierra el ejercicio 2019-20 con un resultado positivo de 313.000 euros». La comisión europea inició una investigación sobre el proceso y para determinar si la ciudad de Madrid pagó un exceso de precio por la propiedad, considerándola entonces una forma de subsidio estatal, que fue finalmente desestimada.